Skip to main content

Noches de febrero 21

Hoy ví una imagen que no debí haber visto (aun cuando yo mismo me advertí no hacerlo). No obstante, ante la inercia que me estaba llevando a caer en uno de mis infiernos el cosmos (o lo que, o quien haya sido) me rescató. Ya me lo venía anunciando. Un par de "hoy no puedo" me lo estaban diciendo: Pero fue, inmediatamente de cerrar los ojos para no mirar el derrumbe de mi universo, cuando una llamda suya me rescató. Con propósito...o sin propósito. Sólo ella lo sabe, quizá algún día me lo diga. Y así fue, nuestro segundo encuentro. Me invitó a su lugar, a escuchar su música, a enseñarme sus juegos. Y pasamos de historias íntimas, trágicas, alegres y neutras al rose de manos, rose de piernas acompañadas de fantasías de un posible futuro sexual. Nuestras manos recorrían nuestros cuerpos, nuestros labios se mordisqueaban unos a otros y nuestras manos, tiraban de nuestro cabello fírmemente. Las lenguas acariciandose ante el embate de nuestras bocas...sólo eso. El resto, como ambos dijimos (mintiendo, por supuesto), era demasiado pronto para una segunda cita. "Ya es hora de dormir". Y así nos despedimos, con las ganas y la promesa de ese futuro posible. Ella...toda una muñequita de porcelana, por supuesto.

Popular posts from this blog

Inocencia de viernes

Kacey Kox

El(la)

Laisa Lins
porn star

10 (refrescos) favoritos 7

Pato (de toronja) Más que el Squirt, uno de mis refrescos favoritos de la primera infancia fue el Pato Pascual de toronja. Empresa 100% mexicana. Cuenta la laeyenda que la empresa ganó una demanda contra Disney por el uso del Donald Duck en sus botellas. Claro, Pascual argumento que de ninguna manera se trataba del Pato gringo sino de uno mexicano: Pascual, por supuesto.

Lulú (de grosella) Cuando iba en la primaria pública Gral. Ramón Corona, el refresco que vendían a la hora del recreo era la Lulú (parte también de la pascual). Digamos que los sabores de la Lulú eran un poco más refinados (por no decir jotones) que los del Pato. Mi favorito siempre fue el de grosella (y desde ese entonces he odiadoel sabor uva...aunque de vez en vez me eche alguno). Recientemente, en mis vosotas al Barracuda, he argadecido la decición hipster de incluir al refresquín en el menú. No ha perdido sus sabor.

Sorry, no hallé foto.
Mundet rojo Acompañado de un pozole y unas chalupas allá en casa Licha, e…