Skip to main content

Noches de febrero 1.2

Hace 20 años, en 1997 me ocurrieron muchas cosas que más adelante, serían definitivas en mi vida o la cambiarían de manera drástica.
1. Murió mi abuelita materna
2. Conocí a Regina
3. Presenté mi primer disco (en el cine Ópera)
4. Se terminó el tiempo regular de mi licenciatura (claro, me titulé hasta 2003, je)
5. Hueco entró a Serpiente sobre ruedas
6. Vi, por primera vez, el Ixtaczihuatl desde el parador en donde me le declaré a Gabi
7. Di mi primera ponencia, sobre cine de vampiros en el centenario de la publicación de Drácula
8. Tocamos en Sal Ildefonso (una de las noches darks más memorables de la escena)
9. Le abrí, por primera vez, un concierto a una banda internacional: Black Tape for A Blue Girl 
10. Por ir a la canferencia de prensa del punto anterior, me perdí a Bowie que estaba en Bellas Artes. A dos cuadras de donde yo andaba (en el Salón México)
11. Vi a David Bowie en concierto (a cinco metros de él, durante tooodo el concierto)
12. Nació Sandra
13. Corté con Miriam (el blues me duró 2 años)
14. Organizamos el último concierto de Serpiente Sobre Ruedas en Milpa Alta (tocó Jiovanotti y muuuchos más)
15. Presenté a Anna C y a Maria Elena con los Huecos
16. Se estrenaron las versiones especiales de SW
17, Me mudé al cuarto de mi abue
y seguro se me están yendo varias cosas más.
¡Salud!


 

Popular posts from this blog

Inocencia de viernes

Kacey Kox

El(la)

Laisa Lins
porn star

10 (refrescos) favoritos 7

Pato (de toronja) Más que el Squirt, uno de mis refrescos favoritos de la primera infancia fue el Pato Pascual de toronja. Empresa 100% mexicana. Cuenta la laeyenda que la empresa ganó una demanda contra Disney por el uso del Donald Duck en sus botellas. Claro, Pascual argumento que de ninguna manera se trataba del Pato gringo sino de uno mexicano: Pascual, por supuesto.

Lulú (de grosella) Cuando iba en la primaria pública Gral. Ramón Corona, el refresco que vendían a la hora del recreo era la Lulú (parte también de la pascual). Digamos que los sabores de la Lulú eran un poco más refinados (por no decir jotones) que los del Pato. Mi favorito siempre fue el de grosella (y desde ese entonces he odiadoel sabor uva...aunque de vez en vez me eche alguno). Recientemente, en mis vosotas al Barracuda, he argadecido la decición hipster de incluir al refresquín en el menú. No ha perdido sus sabor.

Sorry, no hallé foto.
Mundet rojo Acompañado de un pozole y unas chalupas allá en casa Licha, e…