Skip to main content

De fantasmas y canciones.

"Llega un momento en la vida de cada hombre, auque cueste trabajo creerlo, en que se deja de ver fantasmas..." E. Priego (Formerly: Never Neutral)

La música es muy importante en mi vida, para quien me conoce esto es obvio. Tengo toooda una teoría de por qué no me gusta bailar y viene de ahí, de mi gusto y amor por la música, pero eso es tema de otro post.
En estos días de muerte, reflexión y renacimiento (así los he querido ver), me he puesto a escuchar canciones en inglés que dejé abandonadas por mucho tiempo (supongo que aquel en el que estuve muy metido escuchando pop español), y me he encontrado con canciones que ilustran perfectamente muchos momentos importantes de este periodo. Por supuesto, agradezco encontrarme con algunas hasta ahora en que algunos terremotos emocionales se han desvanecido, si las hubiera escuchado hace un mes, estoy seguro que me hubieran volado más que la cabeza. Afortunadamente no fue así. Hay canciones que me emocionan tanto que siempre digo que me siento como almeja viva a la que le echan limón; estoy seguro de que hay otras que me harán sentir como si me cayera una tonelada de cemento en el pecho pero afortunadamente, como ya lo dije líneas arriba, nunca me ha ocurrido ello en momentos de sensibilidad precaria. 
Quizá este post debió llamarse "Viaje de 'Someone I Used to Know a The First Day of My Life o de cómo destrozar y erradicar un neuma antes de que se convierta en fantasma".

Popular posts from this blog

Inocencia de viernes

Kacey Kox

El(la)

Laisa Lins
porn star

10 (refrescos) favoritos 7

Pato (de toronja) Más que el Squirt, uno de mis refrescos favoritos de la primera infancia fue el Pato Pascual de toronja. Empresa 100% mexicana. Cuenta la laeyenda que la empresa ganó una demanda contra Disney por el uso del Donald Duck en sus botellas. Claro, Pascual argumento que de ninguna manera se trataba del Pato gringo sino de uno mexicano: Pascual, por supuesto.

Lulú (de grosella) Cuando iba en la primaria pública Gral. Ramón Corona, el refresco que vendían a la hora del recreo era la Lulú (parte también de la pascual). Digamos que los sabores de la Lulú eran un poco más refinados (por no decir jotones) que los del Pato. Mi favorito siempre fue el de grosella (y desde ese entonces he odiadoel sabor uva...aunque de vez en vez me eche alguno). Recientemente, en mis vosotas al Barracuda, he argadecido la decición hipster de incluir al refresquín en el menú. No ha perdido sus sabor.

Sorry, no hallé foto.
Mundet rojo Acompañado de un pozole y unas chalupas allá en casa Licha, e…