Skip to main content

Posts

Showing posts from June, 2008
Death Sentence


Hay carteles que anuncian el fin de una época. Los juguetes, he dicho y he oido decir, ya no son lo que fueron hace 2 000 000 de años...y cómo habrían de serlo con la llegada de los videojuegos y el nacimiento y establecimiento del espíritu colleccionista. Sí alguien se compra una figurilla del Star Wars difícilmente jugará con ella. Pero nos estamos alejando del tema.
Cuando uno ve este tipo de carteles en una gran vitrina y detrás de ella un espacio vacio la melancolía no tarda en aparecer. Grandes imperios y fabricas de ensoñaciones (recordemos las imponenetes jugeterías ARA en insurgentes sur, frente al alguna-vez-Relox-hoy-Hiperlumen; o bien en la-nueva-plaza-Universidad-igual-de-ñerita-pero-con-aspiraciones-del-siglo-XXI de las que sólo queda el recuerdo y un edificio de oficinas y un restaurante en donde debería estar una huella) han desaparecido ante la falta de interés y la falta de habilidad para adaptarse a las nuevas necesidades de sus clienes. Uno pensaría qu…
Ora pro nobis

¿Qué otro parade convoca a tanto personal? Uno pensaría que basta con la publicidad de oca en boca, pero no...estos muchachones no escatiman en gastos para mantener la fe de sus seguidores, cosa curiosa, hasta un bonus "vintage" se puede llevar uno nomás con asistir (¿alcanzarán los Olivos para tanto souvenir?). Por otro lado, uno pensaría que el buen Mel o el beato Caviezel demandarían a la institución por usar imágenes registradas en derechos de autor pero todo sea por la causa.
N Carteles N

Este mes, chiquitines y chiquitinas, estará dedicado a los cartles, flyers, espectacuñares, etc, etc, etc que tanto nos gusta leer y no leer en nuestro diario andar chilango.

Así como el milagroso, ese pequeño volante que nos promete sacarnos de pobres dedicándonos unas pocas horas diarias a tareas, en apariencia, sencillas.
El autor de este blog debe confesar que en sus años adolecentes, aquellos en que la búsqueda de la fortuna (fácil) para alcanzar la fama hacía ver a Indiana Jones como un aficionado, fue víctima de estas triquiñuelas llevándolo hasta un triste bodegón (jubta a otros 100 incautos más) en donde al final del día querían vendernos un entrenamiento, con kit incluido, previo a darnos el trabajo para que así pudiésemos encarar los obstáculos del destino. Como dicho lugar estaba muy cerca de San Cosme, nuestro héroe, o sea un servidor, no vió derrota en tal tarea, más bien descubrió un localito de tacos de cabeza que hasta la fecha sigue visitando y conservando …

2 Nite Only

Tocadas



And I love Caribou!